martes, 5 de abril de 2016

Crema de calabaza, zanahoria y jengibre





Llueve y el cielo y la tierra se mojan entre sí,    
Se atragantan las alcantarillas    
Llueve, llueve y en todos los balcones de Madrid    
Se está mojando la ropa tendida.    
(Si llueve la gente se pone a cubierto)    
(Si llueve el pasto se pone contento)    
Llueve y parece que mañana va a seguir así.    
Lo asegura Meteorología.    
Llueve, llueve y en todos los rincones del país    
La tierra está agradecida.    
Jorge Drexler    


Una estrofa de una canción que traigo porque estos días    
la señora lluvia que extrañábamos tanto, parece que a los pocos va llegando...    



Una semana que inició con muchas lluvias, aguaceros, y cielos encapotados. Nubes cargadas de lagrimas de alegría caen para nutrir una naturaleza que agradece enormemente esa lluvia. Luego de una larga y atemorizadora sequía, ojalá lleguen las lluvias y se queden un tiempito. Confieso que aunque a muchos no les gusta para nada los días lluviosos llenos de nubes grises, para mí el clima encapotado me encanta, son días para cocinar cosas reconfortantes, usar el horno y experimentar los mejores aromas que este despierte. También las bebidas calientes son hit en días grises como hoy, algún chocolate caliente, una bebida que te reconforte el espíritu, o porque no un rico té chai, o un agua aromática de frutas. Luego de una jornada larga, llena de trancones* interminables, con el caos de la ciudad a tope, viene de maravilla cualquier bebida caliente.

*Trancón: Col. embotellamiento (‖ congestión de vehículos ).





El cambio climático es un fenómeno que ya se vive y ojalá todos desde casa tratemos de contribuir con el mejoramiento de los ciclos de la naturaleza. Actualmente con la intervención y extrema avaricia de la raza humana por explotar recursos de la naturaleza a diestra y siniestra, la cosa se esta saliendo de las manos y la naturaleza va pasando la factura. Climas cálidos con vegetación abundante con los años se tornaron en regiones áridas, con sequías prolongadas, donde el agua se agota y con ella los bosques, animales, y recursos. 

Amó los días de sol, pero me gustan mucho más los días grises, son melancólicos y a la vez alegres, cielos encapotados de colores lánguidos, grises y opacos... hablo desde mi perspectiva. Me sucedió ese fenómeno que a muchos nos pasa con tantas cosas; el valor de lo que tienes. Cuando vivía en Bogotá añoraba los días despejados y azules que generalmente se viven en diciembre y comienzos de enero. Ahora que vivo en San Carlos, la mayoría de los días son azules con cielos despejados y los días grises y encapotados son muy raros. El frío me da energía, el aire helado de una mañana revitaliza mi cuerpo. Con días grises también te puedes arrunchar* entre las cobijas mientras ves una película con ésa persona.., o porque no; disfrutando de la mejor compañía, la tuya. Acá viene esa moraleja de lo anteriormente contado, y es el dicho de "nadie valora lo que tiene hasta que lo pierde", pues eso me pasaba con el clima que tanto criticaba de Bogotá. Añoraba cielos azules, ahora me disfruto todos los días, mantener un equilibrio es lo ideal, añoro cielos grises y nubosos, pero también me encantan los cielos azules de cualquier lugar. Y como todo cambia Bogotá ahora es mucho más cálida a causa de la intervención de nosotros en la naturaleza. Por lo que, los días grises que ya están llegando me los disfrutaré montones. 

Cabe aclarar, que el frío que tanto me gusta y al que me refiero es el de Bogotá que creo es el equivalente tal vez al otoño o mediados de primavera en Europa. El frío de acá nunca llega a menos de 7ºC (con algunas excepciones) que se vivirán en una madrugada en Bogotá. Pero lo normal, es un clima de 14ºC - 20ºC y se caracteriza por ser un clima de montaña donde las nubes predominan. Acá algunos días son lluviosos como ayer, y otros simplemente encapotados como hoy, otros con lluvia en la mañana y sol en la tarde o al revés. Pero también cuando hace calor, a 2.600 metros de altura es una cosa insoportable, llegando este año a temperaturas de 24ºC - 25ºC el sol se vuelve peligroso, es picante y desesperante. 

En días como los que estamos viviendo por éstos lugares del planeta en donde San Pedro exprime las nubes y el cielo se ha encapotado, traigo esta receta que tenía reservada para compartirla con todos en un día como hoy. Nostálgico y maravilloso martes para reconfortarte en la cena, y calentar el cuerpo con esta delicia de crema de calabaza (zapallo, zapallito, auyama, ahuyama, pipián, ayote, etc.), o como un delicioso acompañante de almuerzo, una receta sana, económica y saludable. 

*Arrunchar: Es un colombianismo que hace referencia al acto de estar acostado y abrazado con alguien.





... acá esta la receta:


Tiempos}
Tiempo total: 35 minutos
  • Tiempo de preparación: 10 minutos
  • Tiempo de cocción: 20-25 minutos 



Ingredientes:
Crema de calabaza, zanahoria y jengibre
(2 porciones) 


1/2 litro de agua
300 gr de calabaza* pelada y cortada en cubos
200 gr de batata dulce, pelada y cortada (se puede con otro tipo de papa)
1 zanahoria grande
1 cebolla picada en cubos pequeños o brunoise
1 nuez de mantequilla (puede utilizarse ghee) 
1 cm de jengibre 
2 ajos
una pizca de comino
una pizca de curry
un chorrito de aceite de oliva
c/n de sal
c/n de pimienta
semillas de girasol o de calabaza tostadas.
crema de leche al gusto


calabaza* 
(zapallo, zapallito, auyama, ahuyama, pipián, ayote, etc.)




«PREPARACIÓN»
  • 1. Poner a hervir el agua, adicionar la zanahoria, la calabaza y la batata, cocinar por 20 - 25 minutos.
  • 2. Saltear en un sartén la cebolla y el ajo con la nuez de mantequilla o el ghee.
  • 3. Cuando los vegetales están cocinados, licuarlos junto con el agua.
  • 4. Llevar de nuevo a fuego la crema que licuamos, adicionar el sofrito de cebolla y ajo. Salpimentar al gusto. Adicionar el jengibre rallado, el comino y el curry y cocinar por 10 minutos más.  
  • 5. Servir y adicionar un chorrito de aceite de oliva, la crema de leche y poner semillas tostadas.  
NOTA: Cuando la crema se deja reposar por unas horas, el picante del jengibre se intensifica. 

 






Les deseo una linda semana y 
muchas gracias por pasar por éste rincón 
lleno de poesía de sabores, 
que para muchos son recetas conocidas, 
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial 
y para mi son todas estás y muchas más.., 
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar 
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

nats

[❤︎]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 comentarios:

  1. Hola Natalia, a mi me también me encantan los días grises y lluviosos, y más ahora que tanta falta hacen. Me ha encantado tu crema; tiene un aspecto precioso y seguro que está deliciosa. Un beso, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!!!!! muchas gracias por tus palabras, la verdad quedo deliciosa, sabores intensos y deliciosos, abrazos para ti ;)

      Eliminar
  2. Pues me gustan los dias grises y lluviosos si es para estar en casa con sofa ,manta una buena peli ,pero si tengo que ir a trabajar no me gustan nada ,aqui por fin ha dejado de llover esta semana y ha salido el sol no veas como se agradece.
    A mi hijo y a mi nos encanta la crema de calabaza y asi no la he echo nunca , te ha quedado de relujo y seguro estaba de rexupete.
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Chus, que bueno que ha mejorado el tiempo por allá. Otra manera diferente de hacer crema de calabaza, saludos y abrazotes!

      Eliminar
  3. Se ve fantástica tu crema.
    Y con esas semillas de tropezones que rica.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú esos tropezones le dan esa crocancia única.
      Besos Mijú

      Eliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^